EL RINCÓN DEL OLVIDO

reflexiones de ida y vuelta…. (alumbrando los secretos de mi secretez…)

Diario de un peatón

                                          Parecía tímido y reservado, tenía aspecto serio, nunca hablaba y casi nunca sonreía. Cada tarde desaparecía caminando muy deprisa sin levantar la vista y volvía a la hora justa de cerrar. Nadie en el lugar supo nunca jamás hacia donde se dirigía.

 

                                        -Cada tarde iba al bar, se sentaba y a continuación pedía la misma copa de siempre: “-Rafa, un gin-tonic con limón”,  continuaba la tarde mirando al personal, tenía largas conversaciones con la gente que conocía, se reía a carcajadas cuando hablaba del pasado y a menudo miraba las antiguas fotos del bar; siempre se iba a la misma hora, ingeniándoselas para nunca decir dónde vivía, caminaba deprisa, como si llegara tarde a algún lugar.

 

                                          Portaba zapatos marrones, pantalón de pinzas, camisa a rayas y una desfasada chaqueta de cremalleras que tenía más de cuarenta años; lucía pelo blanco y liso y barba del mismo color…

 

                                            Era un jubilado que cada tarde iba desde la residencia hasta el bar en el que pasó la mayor parte de su juventud.

 

 

 

 

 

 

                                                                                                             Agustín Haro

                                                                                                               24/11/09

 

 

 

 

 

2 Responses a “Diario de un peatón”

  1.   palabras Dice:

    Es un placer leerte …. más de lo que te crees

  2.   La teoría del caos Dice:

    Grandioso, como siempre te quiero poetilla! Por cierto, te cojo una poesía y la pongo en mi entrada de blog de hoy ( tranqilo irá bien documentada, a la vista está que mi profundidad sentimental aun esta a algun que otro kilometrillo xD) Pásate y admira tu obra! MUAKS!

Dejar un comentario